Discurso de Michelle Bachelet, al inaugurar el VI Encuentro Latinoamericano de Gestion Comunitaria del Agua 2015

526 0

Amigas y amigos:

Es una gran alegría acompañarlos y ser parte de esta inauguración de este Encuentro Latinoamericano, donde, tal como se ha dicho por todos quienes me han precedido, se va a estar trabajando y debatiendo sobre uno de los temas centrales para el futuro no sólo de nuestro país, sino para todo nuestro planeta.

Ya se nos ha comentado la cantidad de millones de personas, mil millones de personas que no tienen agua todos los días, para el consumo humano o, por cierto, también para otras actividades esenciales para la vida.

Y el agua, la agricultura, el agua y las comunidades, la conservación de fuentes hídricas en un mundo golpeado por los efectos del cambio climático y del uso intensivo, y muchas veces abusivo de esos recursos, son un punto de atención indispensable en este momento para la humanidad.

En Chile llevamos más de 8 años de escasez de agua en algunas zonas, y no se trata sólo de un período de sequía, tal vez al inicio se trató como un tema de urgencia, y sin duda cuando no hay agua, siempre los gobiernos tenemos que tomar medidas de urgencia. Pero es claro para nosotros que ésta ya no es una emergencia, ésta es una situación que llegó para quedarse y, por tanto, las políticas y las decisiones que hemos estado tomando van en esa línea.

Creemos que es un proceso climático más amplio, que perjudica directamente a miles de familias que ven gravemente dañados sus medios de subsistencia y el abastecimiento para el consumo diario.

Y como siempre, habitualmente, como los desastres naturales, la sequía, la ausencia de agua golpea fundamentalmente a la gente más humilde, a los más sencillos.

Por eso que estamos convencidos que el Estado debe jugar un rol central para velar por la correcta administración y uso de recursos que son escasos, a un nivel que puede ser crítico y que además son estratégicos para la sustentabilidad de la vida humana y de cualquier país.

Por eso tenemos que hacerlo, pero no podemos hacerlo sino en articulación y diálogo con las comunidades, que son las que conocen con mayor detalle sus necesidades y también su mejor forma de resolverlas. Como yo siempre digo, “cada uno sabe dónde le aprieta el zapato”, nadie puede venir de afuera a decirle aquello.

Desde los primeros días hemos buscado traducir en acciones concretas esta preocupación que también expresamos en Chile, a través de nuestro programa de Gobierno. Y en esto, hemos puesto atención prioritaria en asegurar la disponibilidad de agua para consumo humano y para los cultivos agrícolas.

Así, a pocos días de asumir nombré un Delegado Presidencial para los Recursos Hídricos, encargado de coordinar las distintas acciones sectoriales radicadas en distintos ministerios y de proponer planes y programas que permitan enfrentar de mejor forma las situaciones de sequía que afectan a nuestro país.

Y dentro de las cosas que decidimos hacer, hay algo que sé que ha sido muy esperado, por un lado, pero lamentablemente muy postergado por años. Y hablo del establecimiento de ese marco jurídico apropiado para asegurar la consolidación de un modelo que ha sido muy exitoso en sus más de 50 años de existencia, que es el modelo que en Chile le hemos llamado de Agua Potable Rural. Un modelo que, como hemos escuchado también, fue creado pensando justamente en las necesidades de las comunidades, con la participación activa de ellas en la administración de los recursos. Me parece un modelo ejemplar de trabajo asociativo.

Nos alegramos mucho haber podido retomar el diálogo con las Asociaciones Comunitarias de Agua Potable Rural, que había sido interrumpido y que hoy podamos ver los frutos de este trabajo.

Porque quiero compartir con nuestros delegados, que vamos a aprovechar en esta ceremonia de firmar las tan esperadas indicaciones al proyecto de ley que regulan los servicios sanitarios rurales, las que van a ingresar al Congreso esta semana, para reimpulsar la tramitación parlamentaria.

Estoy convencida que debemos consolidar un nuevo modelo en la forma en que tratamos y regulamos el agua potable rural, con una nueva institucionalidad, que permita el desarrollo de los servicios de saneamiento rural en forma sostenible en el tiempo.

Con estas indicaciones, que han sido trabajadas por los dirigentes del APR, buscamos proteger el carácter asociativo en la provisión del servicio.

Estamos proponiendo que los comités y cooperativas sean las organizaciones por excelencia a cargo de su administración, para lo cual se les entregan los instrumentos suficientes para actuar plenamente en el ámbito económico.

El proyecto de ley establece, además, que los territorios operacionales de los servicios sanitarios rurales no estarán expuestos a la competencia de las empresas sanitarias y otorga licencias indefinidas para los sistemas existentes que hayan contado con incersión del Estado, para lo cual deberán inscribirse en un registro que llevará el Ministerio de Obras Públicas.

Yo creo que es una gran noticia. Nos llena de satisfacción poder cumplir, una vez más, un importante compromiso adquirido ante la ciudadanía y compartirlo con ustedes aquí.

Pero todo lo que podamos hacer, para proteger institucional y legalmente este sistema de Agua Potable Rural, que ha sido tan beneficioso para Chile, debe complementarse con inversiones en infraestructura, que aseguren la continuidad de los recursos hídricos para su abastecimiento.

Por eso estamos desarrollando una serie de acciones de corto, mediano y largo plazo, a través del Plan Nacional para la Sequía, que nos permitan garantizar el suministro para consumo humano y, al mismo tiempo, abastecer de riego las actividades agrícolas y ganaderas de los distintos territorios.

Se buscará aumentar y optimizar el uso de agua para riego mediante la explotación de aguas subterráneas, el encauzamiento de ríos, el revestimiento de canales y la instalación de geomembranas que permitan evitar pérdidas en los sistemas de acumulación y condición de agua.

A esto, se suma un ambicioso plan de construcción y rehabilitación de pequeños embalses, que nos va a llevar a construir 15 nuevos embalses y rehabilitar 10; como el Embalse de Chada en la Región Metropolitana -que ya terminó sus obras- para beneficio de 73 predios ubicados alrededor del tranque, que cultiva más de 500 hectáreas de frutales y hortalizas. O el Embalse Santa Rosa, muy cerca de aquí en la comuna del intendente, en la comuna de Limache, que beneficia directamente a 24 regantes de esa comuna que trabajan alrededor de 230 hectáreas. Y la construcción de 8 grandes embalses que nos permitirán aumentar en un 20% la capacidad de almacenamiento de los recursos hídricos de nuestro país, con el objetivo de que podamos aprovechar, en forma más efectiva, el agua de nuestras cuencas.

Porque si bien el agua, la mayor parte de las veces es escasa, yo quiero contarles que en nuestro país, de repente se pasa de un polo a otro; porque a veces no tenemos agua y otras veces nos inundamos. Así es nuestro clima y no podemos cambiarlo, o así es el cambio climático tal vez. Y ahí tenemos que hacer todo lo posible por parar ese proceso.

Y esperamos que en diciembre –fines de noviembre y diciembre- en la COP 21 en París, realmente los países se coloquen a la altura de lo que el mundo y la humanidad requieren y necesitan.

Pero yo decía que ya que el clima está como está, lo que tenemos que hacer y lo que podemos hacer es actuar con estrategias bien planificadas para evitar ambas cosas: para evitar la sequía, para evitar las inundaciones, para enfrentar las variaciones estacionales y también el cambio climático.

Por supuesto que vamos a continuar con la inversión en proyectos de agua potable. Y por eso es que durante el año pasado, se continuó extendiendo la cobertura del agua potable rural con un total de 25 nuevas instalaciones que beneficiaron a más 13 mil habitantes.

Y través de los programas de mejoramiento y ampliación de los sistemas existentes, se determinaron un total de 28 proyectos que benefician a más de 32 mil habitantes.

Para este año, hemos aumentado en un 31% los recursos destinados al agua potable rural, con respecto a los que existían en el 2014. Y ya se han construido 13 nuevas instalaciones de agua potable rural a lo largo del país que benefician a más 7 mil habitantes aproximadamente, y se terminaron los mejoramientos y ampliaciones de 7 instalaciones que benefician a casi 11 mil habitantes.

Y ya la alcaldesa mencionaba los programas con camiones aljibes. El presupuesto que el Ministerio del Interior coloca en eso es increíblemente enorme, por tanto son recursos que tenemos que generar otras soluciones más definitivas. Por cierto, mientras no haya agua, llegaremos con agua a través de los camiones aljibes, pero tenemos que buscar otros mecanismos que incluyen, entre otros, plantas desaladoras, en fin, un conjunto de otras iniciativas para asegurar ese bien escaso pero tan esencial como es el agua.

Amigas y amigos:

La correcta conservación y gestión del agua es una preocupación de la mayor parte de los países en la actualidad. Es cierto, creo que es tremendamente alarmante. Pero también al hacer conciencia de esa alarma, es también una oportunidad.

No podemos pensar únicamente en soluciones nacionales, sino que tenemos que avanzar en todo lo que sea posible en forma conjunta, entre nuestros países.

Por un lado, la decisión mundial en París de este año, pero, por otro lado, también creo que jornadas de trabajo que hoy inician y que yo comparto tanto lo que decía aquí Guillermo, que la palabra debe ser “colaboración”. Hoy día, la palabra “innovación” se usa como forma de casi receta mágica para todos los problemas. Y antes efectivamente, uno pensaba que una persona tenía una buena idea y la llevaba adelante, y eso es cierto. Sin embargo, hoy día se sabe que las mejores ideas son aquellas que surgen a partir de la colaboración, de varias cabezas, de varias personas, pensando en los temas en conjunto y buscando las mejores soluciones para ello.

Por tanto, espero que esta jornada de hoy les permita realmente avanzar en identificar problemas pero también en las soluciones, o a partir de buenas soluciones que cada uno de ustedes tenga ya en sus experiencias.
Creo que es un desafío mundial que nos involucra a todos y en el que todos podemos colaborar.

Como Gobierno, vamos a seguir avanzando en forma decidida, con la mirada del corto, mediano pero también del largo plazo, pensando tanto en las necesidades actuales como en las de las futuras generaciones.

Y lo más importante: lo seguiremos haciendo con mucho trabajo, con acciones concretas hasta el final.

Muchas gracias a todos ustedes, mucho éxito, que disfruten nuestro país los que vienen de zonas más cálidas han tenido la suerte de conocer, y a pesar del invierno, tenemos unos lindos días. Así que mucho trabajo, mucho éxito y que disfruten mucho.

Gracias.

Related Post

Leave a comment